Un buen fotógrafo siempre tiene que cuidar a su cámara. Para ello cuenta con una serie de accesorios que detallaré a continuación. Su objetivo es alargar la vida de la cámara y su calidad fotográfica. No hay que olvidar que, según cómo trates a tu cámara, así será la calidad de tus fotos y la duración de tu cámara.

Mochila

Es importante contar con una mochila especializada en la que transportar todos sus accesorios, con distintos compartimentos. Esta mochila te será muy útil en tus viajes, tus largas caminatas como fotógrafo, en condiciones adversas como la lluvia…En el mercado encontrarás distintos modelos para todos los gustos: bolsa colgada al hombro, funda, mochila básica, mochila tipo bandolera o maletas.

Correa

La correa de tu cámara impedirá las caídas imprevistas y hará que te resulte más cómodo cargar con ella. Además, al poder llevarla colgada, siempre la tendrás a mano y aumentará la rapidez a la hora de tomar fotografías imprevistas. Debes analizar qué tipo de correa se adapta mejor al tipo de fotografías que quieres tomar y saber que hay más tipos de correas, no sólo la que viene cuando compras tu cámara. Algunas correas que pueden resultarte útiles son la de muñeca, la correa-bandolera (indicada para sesiones largas) o el soporte para cinturón.

Objetivo

Es más que un simple accesorio. A la hora de decidir por qué objetivo decantarse, es imprescindible analizar cuál es el más adecuado según el tipo de fotografía que quieras tomar. Primero empieza haciendo tus fotos con el objetivo básico que viene incluido en la cámara, y la experiencia te irá diciendo cuál es el objetivo que tienes que adquirir según el tipo de fotografía que más te guste o las que tomas con más frecuencia.

Disparador remoto

Aunque las cámaras normalmente incluyen un disparador con retardo de unos 2, 5 o 10 segundos, no hay nada como un disparador remoto. Este accesorio te permite disparar de lejos todas las veces que quieras. Es muy útil para fotografías de paisajes, fotografías de larga exposición, fotografías de grupos y para autorretratos.

Trípode

Este soporte impedirá que tus fotos salgan movidas al servirle de apoyo a tu cámara vayas donde vayas. No en todos sitios tendrás a mano una mesa o similar donde apoyar tu cámara. Además, ofrece la ventaja de aportar distintos ángulos y perspectivas que no serían posibles en otros apoyos. Otra ventaja es el poder incorporarte a la foto, activando el disparador remoto y ajustando la cámara.

trípode

Filtros

Es recomendable llevar siempre a mano un mínimo de dos filtros: un filtro polarizador, que hará que el azul del cielo y el blanco de las nubes cobren más intensidad y eliminará los reflejos no deseados en tus fotos; y un filtro de densidad neutra, para proteger el objetivo de polvo e impurezas, ideal para largas exposiciones, que protegerá el obturador y te permitirá “oscurecer” las fotos.

Batería extra

Es bueno llevar a mano otra batería adicional para utilizarla de recambio y que no se te estropee la sesión de fotografía por falta de batería. Pero no vale con una simple batería barata de falsificación, pues pueden dañar la cámara e incluso hacer que ésta explote. Hay que comprar siempre baterías originales, de la marca de tu cámara. Aunque sean más caras, no tendrán efectos negativos como las baratas.

Tarjeta de memoria

Es muy útil para aumentar la capacidad para almacenar tus fotos, pues la memoria de la cámara suele ser reducida. Hay que seguir la misma recomendación que con la batería: comprar una tarjeta original, pues con las baratas corres el riesgo de perder las fotos. Un consejo: en lugar de contar con una sola tarjeta de memoria de gran tamaño, se recomienda tener varias de menor tamaño. Así, si se pierden las fotos de una tarjeta, no las perderás todas.

Estos son los accesorios imprescindibles que toda cámara tiene que tener. Si quieres cuidar adecuadamente a tu cámara, ¡hazte con ellos!