Hay quiero darte algunas ideas sobre soportes para imprimir fotografías, alejados del papel y los objetos de ‘merchandising’.

Existen materiales de impresión en gran formato que convertirán tus trabajos en objetos decorativos y verdaderas obras de arte.

Consulta y visita las imprentas de tu ciudad y prioriza, en lo posible, la calidad sobre el precio. No sólo de los materiales, sino de las tintas y máquinas. Te aseguro que hay diferencias entre unas y otras.

Es una pena dedicar tiempo a obtener buenas fotografías y que el trabajo se vaya al traste en la impresión.

Lienzo

Está de moda entre los soportes para imprimir fotografías, sobre todo para obtener recuerdos de boda o comuniones. Pero no debemos quedarnos sólo ahí.

La impresión sobre lienzo funciona muy bien con fotografías tipo pop art, por su acabado similar al de la pintura. Y nos permite convertir un retrato en un regalo original.

Pero también podemos utilizar nuestras fotografías para imprimir estores personalizados y decorar, por ejemplo, un cuarto infantil. El material, de poliéster o algodón, es similar. Y las tintas empleadas resisten la acción de la luz solar.

Paneles semirrígidos

Son soportes para imprimir fotografías de cartón-pluma o de PVC espumado. Económicos, resistentes y fáciles de limpiar.

El primero está compuesto por dos capas exteriores de cartulina blanca y una interior de poliestireno expandido. Este material proporciona rigidez, pero su peso es muy ligero.

Este soporte te puede servir para imprimir traseras y fondos de photocall. O para exhibir tus trabajos en un escaparate, ya que puedes colgarlo fácilmente. No obstante, sólo es apto para uso interior.

Por el contrario, el segundo (un ‘sandwich’ de PVC y espuma conocido por la marca Forex®) se utiliza en exteriores por su mayor resistencia.

Vinilo

Los vinilos se han convertido en los reyes de la decoración por sus posibilidades y precioz. Estos soportes para imprimir fotografías son adhesivos, así que se pueden pegar en diferentes superficies.

Una de las opciones que más me gusta es usarlos para decorar puertas. Unas enormes fotografías, colocadas de arriba abajo sobre un armario, dan a la habitación un aire muy actual.

Cuando se trabaja con vinilos, la colocación es clave para que las piezas queden bien encajadas –sin montar una sobre otra- y no queden burbujas.

Dibond

Este soporte está compuesto por dos finas chapas de aluminio con un núcleo de polietileno negro. Es, por tanto, muy resistente a la intemperie.

No obstante, su principal ventaja para la impresión de fotografías es el efecto que proporciona su capa superior. El acabado Butlerfinish®, por ejemplo, es una opción original e impactante para las imágenes en blanco y negro.

Las partes blancas o muy claras de las mismas no se imprimen. Y lo que queda a la vista es la superficie metálica, cepillada horizontalmente.

También hay dibond blanco para la impresión directa de imágenes en gran formato. Este material, por su calidad y estabilidad, es perfecto para montar exposiciones fotográficas.

Cerámica

No nos referimos a las tazas de ‘merchandising’, sino a los recubrimientos de paredes y suelos. Otro de los soportes para imprimir fotografías con grandes –y evidentes- posibilidades en la decoración de interiores.

Cocinas, baños, comercios, restaurantes… pueden lucir y destacar gracias a la cerámica personalizada con tus fotografías.

Pero piensa también en otras opciones: una piscina con un enorme paisaje impreso en las losetas, la elaboración de joyas y camafeos de porcelana. Además, se utiliza en nichos y lápidas.