¿Se avecinan tormentas? ¡Fantástico! Es hora de preparar el equipo y salir corriendo a fotografiar relámpagos. El reto no es sencillo, porque dependemos de un tiempo impredecible y conviene actuar deprisa. Pero te ayudaremos a conseguirlo con algunos consejos.

El primero, ser precavido. Si decides salir a cazar tormentas, piensa primero en tu seguridad. Y después, en proteger tu cámara.

Planifica la salida, consultando la información de la Agencia Estatal de Meteorología. No te expongas en un campo abierto ni cerca de un poste elevado o un árbol que puedan convertirse en pararrayos. Aléjate de los espacios rodeados por ríos y lagos.

Ponte un calzado con suela de goma. Procura permanecer en el coche, protegido de la lluvia y los rayos. Y si te quedas fuera, apaga el móvil y no uses paraguas. ¡Y cuidado con el trípode! Usa uno de aluminio: el carbono conduce la corriente eléctrica.

Imprescindible el trípode

Para poder fotografiar relámpagos y refugiarte en el coche, necesitarás el trípode y un disparador –mejor, inalámbrico-. Además, es imprescindible para hacer exposiciones largas y evitar vibraciones.

Protege la cámara una funda especial o una bolsa de plástico. Y añade a la bolsa una pera de aire para retirar agua del objetivo. Si usas la toallita, puedes rayar el cristal.

Lleva varias baterías cargadas -¡también la del móvil!- y tarjetas de memoria vacías. Y una bolsa con comida, bebida caliente y una manta, para imprevistos. Tampoco olvides la toalla.

SeptRelamp02

Configuración de la cámara

Como hemos dicho, para fotografiar relámpagos hay que emplear una velocidad de obturación lenta. Un rayo dura muy poco, pero no sabemos cuándo va a tener lugar. Manteniendo el obturador abierto unos cuantos segundos, incrementaremos las opciones de que caigan uno o varios mientras tomamos la foto.

¿Durante cuánto tiempo? Depende de la luz de ambiente. Si tenemos bastante, podemos probar con 15 segundos e ir aumentando hasta 30” el tiempo de exposición.

Esto nos obliga a emplear una apertura pequeña para que entre la luz sin que la imagen quede sobreexpuesta, y para que haya una profundidad de campo amplia. Ajusta también el ISO al mínimo, para reducir el ruido.

No olvides desactivar el flash y poner la cámara en modo manual. Otra recomendación es trabajar con el enfoque infinito, como si se tratase de un paisaje.

Detalles de interés

Antes de disparar, busca y encuadra el paisaje.

En este tipo de fotografías el cielo es el protagonista y ocupa la mayor parte de la foto. Pero busca otros elementos que aporten dramatismo e interés. Los edificios de la gran ciudad, la silueta de una casa, el reflejo del agua, vegetación,…

Puede que a pesar de todo no logres una buena instantánea. Como ocurre siempre, fotografiar relámpagos con éxito requiere probar, probar y probar. Y, sobre todo, mucha paciencia.

Si el resultado es positivo, queda un paso más: editar la foto. Puedes modificar las luces y el contraste para lograr rayos más definidos. Te en cuenta que si disparas en RAW, podrás realizar correcciones como la temperatura de color.

SeptRelamp03