Las manualidades son una disciplina muy de moda, sobre todo, en las redes sociales. El papercut es un ejemplo de ello. El papel cortado es una técnica consistente en el cortado de papel con el fin de crear formas y figuras. Eso sí, ha de hacerse todo a mano y con el sólo empleo de un objeto cortante.

Qué es el papercut

La técnica del papercut consiste en crear ilustraciones sin limitarnos a dibujar, sino que además se recorta el papel y se crean diferentes planos entre ellos. Lo más divertido de trabajar con papel es que no hay reglas. A veces, la idea aparece sin avisar.

Las técnicas pueden ser varias, cutters, cuchillas, tijeras, etc, eso depende del artista, pero lo que realmente es admirable es el pulso tan perfecto para no equivocarse ni un solo milímetro en los cortes del papel.

Para realizar papercut solo necesitarás una superficie plana, preferiblemente una mesa, aunque he cortado sentada en el piso o acostada, algo con qué cortar (puede ser una cuchilla o tijeras), una superficie protectora (o cutting mat), un lápiz para dibujar y una goma de borrar.

De dónde viene el papercut

Su origen se remonta al s. XVI, en Xinjiang (China) en donde se halló el papercut más antiguo y que se conserva intacto. En este país asiático, esta técnica se llegó a convertir en un verdadero oficio, formando un papel importante en la cultura china. El papercut o papercutting se extendió al oeste de Asia hacia el siglo VIII o IX y apareció en Turquía en el siglo XVI. En un solo siglo, este arte se hizo popular en toda Europa central.

Originalmente, estas figuras tenían una finalidad propiciatoria para atraer buena suerte, prosperidad, riqueza, fecundidad… de ahí la naturaleza de sus figuras, en las que abundan los niños, las frutas, los alimentos, las flores o diferentes animales mitológicos chinos.

Estas obras de arte tradicional chino se realizan en papel o “Jianzhi” y se suelen colocar en las puertas, ventanas o paredes y también enmarcados a modo de bellos cuadros artesanales. Podemos encontrar casi la misma técnica en Japón dónde reciben el nombre de Kirigami.

El mundo editorial, por mencionar un ejemplo, está muy abierto a esta forma de expresión. Hoy es más común ver portadas de libros hechos en la técnica del papercutting. Se ven también ilustraciones, portadas de revistas, incluso juguetes de papel para cortar y armar.

El papercut en la actualidad

Los mandalas y el paper cut se han convertido en técnicas relajantes y recomendadas por los especialistas en mindfulness. Se ha demostrado que estas disciplinas potencian la concentración, reducen el estrés y la ansiedad, así como desarrollan las capacidades artísticas de quienes las practican.

Las manualidades, muy entroncadas con la papelería, están en pleno auge. Cada vez encontramos más aficionados a practicar como pasatiempo actividades realizadas con las manos en su tiempo libre.  Algo tan básico como un pedazo plano de papel, puede convertirse en cualquier cosa que imagines.

Además, el paper cut no es una técnica cara a lo que materialmente se refiere, pero sí un trabajo arduo al que se le debe dedicar mucho tiempo, mimo y labor. Su naturaleza es modesta, pero sofisticada.