Acaba el año con color. Mucho color. Porque Pantone ha desvelado recientemente cuál es el Color del Año 2018. Y el ‘ganador’ es el ultra violet (concretamente, Pantone Ultra Violet 18-3838).

Intenso y vibrante, este tono púrpura –que tiende más al azul que al violeta- teñirá las tendencias del próximo curso. De hecho, algunas colecciones de moda e influencers ya se han adelantado, desbancando al Greenery de 2017.

Según han explicado desde Pantone, el ultra violet transmite originalidad e ingenio. Pero también tiene un matiz espiritual, cósmico y misterioso, que nos empuja hacia adelante. Evoca el cielo nocturno, grande e ilimitado, como símbolo de lo que es posible alcanzar.

Contracultura

Por otra parte, el ultra violet evoca un estilo de contracultura, de desafío al status quo y de pensamiento visionario.

Seguro que a muchos nos viene a la cabeza el desaparecido Prince, Purple rain y su icónico traje. Otros artistas, como David Bowie o Rihanna, han lucido en varias ocasiones prendas violetas. Y Richard Wagner se rodeaba de este color cuando componía.

También es el color adoptado como símbolo de la lucha feminista. Y que ya utilizaba el movimiento sufragista británico a principios del siglo XX. En un período protagonizado por el movimiento #MeToo, que denuncia los casos de acoso sexual, esta elección no parece baladí.

Por otro lado, el ultra violet es un color frío, ligado a la noche y la naturaleza. Como tal, transmite calma y relax. Muchos centros de yoga, por ejemplo, lo utilizan como color corporativo y en su decoración.

El morado –sobre todo, el oscuro- está asociado también a la fortuna y nobleza. De hecho, es uno de los tonos utilizados por la Reina Isabel II de Inglaterra. Y por eso se emplea en diseño gráfico para transmitir sensación de lujo.

Algo nuevo

Esta complejidad de significados está relacionada con la mezcla de colores necesaria –azul y rojo- para obtener el morado. El ultra violet coge dos tonos diametralmente opuestos –uno frío y otro cálido- para crear algo nuevo.

En este sentido, hay que recordar que la elección del Color del Año va más allá de las tendencias. Como ha señalado Pantone, es un reflejo de lo que necesita hoy el mundo.

Según ha expresado Laurie Pressman, vicepresidenta del Pantone Color Institute, vivimos en tiempos complejos. “Vemos el miedo de ir hacia delante y cómo la gente está reaccionando a ese miedo”. El ultra violet puede ayudar a despertar la rebelión, a la vez que transmite optimismo y paz.

Fundada en Nueva Jersey en 1962, Pantone comercializa muestras de color y es la creadora del primer sistema de identificación cromática, que se basa en una paleta o guías de colores. Desde el 2000 también predice cuál va a ser el color del año.

Para ello, cuenta con un equipo de diez expertos a los que envía a recorrer el mundo para analizar las tonalidades de cada ciudad. Teniendo en cuenta factores como la situación económica y política, películas, música…

Dicho esto, ¡adiós, 2017! ¡Hola, 2018!

O, lo que es lo mismo: ¡Adiós, verde! ¡Hola, morado!