Nos apasiona el mundo de la fotografía, pero el avance de las nuevas tecnologías ha propiciado la aparición del “fotógrafo móvil” o “fotógrafo digital“. La espontaneidad y libertad que proporcionan los smartphones, no es tan posible con una cámara analógica. Si deseas potenciar tu creatividad para mostrar al mundo tus mejores imágenes, aquí te dejamos una serie de consejos y recomendaciones que te harán llegar a ser el mejor.

Conoce bien tu cámara

Cuando nos disponemos a trabajar lo primero que tenemos que hacer es analizar y conocer bien nuestra herramienta de trabajo. Por este motivo, es muy importante leer el manual o tutorial de tu teléfono móvil. Esta es la única manera de saber las muchas posibilidades que su cámara nos ofrece. Podemos sacar fotos acuáticas, añadirles lentes réflex y trípodes, así como jugar con un montón de filtros y efectos. Un fotógrafo digital que no conozca su smartphone, nunca podrá sacarle el máximo partido posible.

12033279054_fae78935fe_k

 

Aprender un poco de fotografía

Las redes sociales han llenado los ordenadores de imágenes tomadas con prisa y sin un planteamiento previo. En este sentido, la fotografía digital requiere de los mismos cuidados. Para tomar instantáneas con un teléfono móvil es fundamental tener en cuenta:

  1. El encuadre: La gran pantalla de la que disponen los smartphones de hoy en día, nos permite visualizar previamente nuestra foto digital, antes de disparar. Es importante escoger los elementos que serán los protagonistas, así como el espacio o “aire” que tenemos que dejar alrededor de ellos. Un consejo, a veces, el centro de la imagen no es lo más importante.
  2. La luz: La exposición y el enfoque son otros dos aspectos a tener muy presentes. Los mejores días para tomar fotos en el exterior son los días nublados, ya que nos evitamos los contrastes de luz, así como los efectos de sombra.
  3. El zoom: No hay nada como poder acercarse a aquello que queramos fotografiar. Sujeta bien el móvil para dotarle de estabilidad, evitando así que la imagen se mueva. Juega con el enfoque y comprobarás la belleza que hay detrás de las cosas.
  4. El fondo: Un mal fondo puede estropear una foto perfecta. Fíjate bien en todo lo que hay alrededor antes de disparar y decide si aporta o resta información a tu imagen.
  5. La composición: Muévete, gira, cambia el ángulo… No te preocupes si tienes que descartar tu primer disparo. Guarda esa primera instantánea contigo y aprende de ella. Verás como con el tiempo lograrás composiciones rápidas y de calidad.
  6. El retoque: Una de las ventajas de la fotografía digital es que nos permite realizar múltiples retoques una vez tomada la imagen. No obstante, un buen fotógrafo no debe abusar de ello, sino conseguirlo partiendo de su destreza y creatividad.

Cuando aprendas a ver tu teléfono móvil como una cámara profesional más que como un dispositivo para realizar llamadas, estarás dando el primer paso hacia el arte de la fotografía digital.

Una imagen vale más que mil palabras.