Durante los últimos años hemos visto como la tendencia del “usar” frente al “comprar” ha cambiado las reglas del juego en sectores tales como el inmobiliario y el automovilístico. De la misma manera, cada vez son más los fotógrafos que se plantean alquilar su equipo fotográfico en lugar de comprarlo y, al mismo tiempo, empresas como esta ya han introducido el alquiler entre su catálogo de servicios. ¿Cuáles son las ventajas de alquilar? Pues en este artículo te lo contamos. ¡Sigue leyendo!

Veamos el ciclo de vida tradicional de nuestro equipo fotográfico:

  1. Compramos una cámara, la mejor del momento que podemos permitirnos.
  2. Nos gastamos cientos o en algunos casos miles de euros en accesorios para nuestra nueva cámara.
  3. A los pocos meses ya estamos ojeando webs de fotografía para investigar sobre ese nuevo modelo que acaba de salir al mercado.
  4. Compramos esa nueva cámara.
  5. Financiamos parte de esa nueva compra vendiendo la antigua cámara. En el mejor de los casos podemos reutilizar algunos de los accesorios de los que disponemos.

Este ciclo siempre ha existido pero en la actualidad los avances tecnológicos y los precios más baratos han acelerado el proceso como nunca antes. ¿Cuánto tiempo vamos a disfrutar de nuestra nueva cámara?

 

La opción de alquilar equipos fotográficos

Si tú eres uno de esos fotógrafos que se enamoran de su cámara quizás te cueste siquiera plantearte la opción de alquilar pero quizás no lo veas con tan malos ojos cuando termines de leer los pros que te planteamos.

 

Empieza alquilando para probar antes de comprar

¿Siempre has querido probar ese gran angular o un determinado teleobjetivo? En lugar de pasarte horas en internet revisando foros ¡alquílalo! Por menos de 20€ puedes quedártelo unos días y hacer pruebas. O puedes alquilar cada día uno diferente y así comparar. Después de esa experiencia tendrás datos más que suficientes para llevar a cabo la compra.

 

Alquila accesorios cuando los necesites

Si no tienes un estudio es probable que los elementos de iluminación no hagan otra cosa que acumular polvo y ocupar espacio durante largos periodos. No los compres, alquílalos solo cuando los necesites y cuando acabes los devuelves. Alquilar accesorios de este tipo no acarrea la carga emocional de alquilar tu cámara o tu objetivo pero nos servirá para introducirnos en la dinámica de pagar por usar.

 

camara tripode

 

Para sesiones extraordinarias

Si te surge una sesión fuera de lo que cumúnmente trabajas es probable que tu equipo no sea el adecuado. Alquilar un fin de semana un obejtivo, un flash, un estabilizador o una cámara de apoyo soluciona de un plumazo las posibles incompatibilidades.

 

Para aficionados

Se suele restar importancia a la calidad de la cámara en los inicios pero la realidad es que empezar con una mala cámara puede acabar con la ilusión de los principiantes. El aprendizaje y el avance queda circunscrito a las propias limitaciones del equipo. Sería preferible que en lugar de comprar una cámara de baja gama pudiéramos poner en práctica lo aprendido con cámaras más avanzadas. El alquiler puede ser la mejor solución en estos casos.

 

Una tendencia que va a más

La oferta de los servicios de alquiler de equipos fotográficos va ligada, como no podía ser de otra forma, a la demanda. Por eso es en las grandes ciudades donde esta tendencia ha repuntado en los últimos años. Cada vez más tiendas están pivotando en su modelo de negocio y aumentanto su stock en equipos para alquilar. Serás solo cuestión de tiempo que esta demanda se dispare, bajen aún más los precios de los alquileres y, como ya ha pasado en otros negocios, cada vez seamos más los que alquilemos en lugar de comprar.