No hace falta ser un profesional de la fotografía para poder conseguir instantáneas impactantes. Si eres amante del retoque fotográfico, este es tu artículo. Aquí vamos a repasar los diferentes tipos de programas de edición de fotos y también los consejos básicos para obtener fotografías más artísticas y de calidad.

¿Qué programa de edición de fotos me conviene más?

Pues esa es la pregunta del millón. Cuando hablamos de un programa de retoque a todos se nos vienen a la cabeza uno o dos nombres de los que son más conocidos, pero la realidad es que existen decenas de opciones disponibles. Lo mejor es conocerlas todas y así poder elegir correctamente cuál es el software más apropiado para nuestro caso. Os recomendamos visitar esta web para estudiar en profundidad qué editor de fotos os conviene más (compara precio, plataformas, características,…). Veréis que en muchos casos no es necesario desembolsar una gran cantidad de dinero y que incluso podemos disfrutar de un magnífico editor de fotos gratis.

Dependiendo del editor de fotos que hayamos elegido dispondremos de unas herramientas u otras, pero por regla general todos contiene un sin fin de máscaras y filtros que, manejados con gusto, dan como resultado imágenes increíbles.

Consejos para retoque fotográfico

Independientemente del software por el que te hayas decantado, te vamos a dar unos consejos básicos para que te conviertas en un experto en editar fotos:

  1. Estudia el programa: Sentimos decirte que si no te conoces bien el programa, poco o nada podrás conseguir con tus fotografías. No hace falta que te conviertas en un experto en la materia, pero sí que te informes acerca de las posibilidades y herramientas de las que dispone tu editor.
  2. Ajuste de iluminación y contraste: Es una de las utilidades básicas y podrás regular tanto el brillo como el contraste de manera automática o manual. Lo normal es que también te permita corregir la exposición y los niveles de sombras y luces, por lo que ya tienes suficientes combinaciones para que puedas lograr el resultado esperado.
  3. Saturación y nitidez: Es otra de las opciones especiales incluidas en cualquier programa para retoque fotográfico. Depende del tipo de imagen que tengas, esta herramienta te será más o menos útil. Por ejemplo, en un retrato no es conveniente abusar mucho de estos ajustes, ya que las imperfecciones del rostro se harán más patentes.

13934061595_59c6ca6ecc_k

  1. Eliminar elementos molestos: Aunque ya entramos en el campo de las herramientas avanzadas, lo normal es que puedas (con un poco de práctica) borrar objetos que estropeen la composición de la imagen, así como clonar elementos para que la fotografía luzca más natural una vez borrado todo aquello que molesta.
  2. Enderezar la imagen: A veces, el equilibrio y la propia vista, nos juegan malas pasadas. Pasamos nuestra fotografía al ordenador y observamos que está torcida. No pasa nada. Nuestro programa nos debe permitir enderezar la imagen sin mayor problema, hacerla más grande o más pequeña, así como corregir su ángulo.
  3. Blanco y negro: Muchos amantes del mundo de la fotografía, adoran la posibilidad de trabajar con imágenes en blanco en negro o en sepia. Esta es una opción que trasmite mayor sensibilidad, romanticismo y creatividad.
  4. Desenfocar el fondo: No es de extrañar que no hayas podido hacerlo durante la toma de la instantánea.
  5. Color splash: ¿Cuántas veces habrás visto lo que cambia una imagen dejando una parte en color y el resto en blanco y negro? Pues estás observando un “color splash” de manual y es muy fácil de conseguir con la mayoría de programas de edición de fotografía existentes hoy en día.

Lo cierto es que pocas cosas no se pueden hacer con el retoque fotográfico digital. El mundo de la fotografía se ha rendido a los filtros, máscaras y retoques digitales. El arte ya no se crea solamente en el momento de tomar una fotografía, sino en la posterior creatividad del retoque digital.